Psicología del juego: ¿por qué apostamos?

Es un error creer que el juego es un mercado desarrollado recientemente. Aunque las actividades en línea no pueden presumir de su larga historia, no significa que esta industria no tenga grandes raíces en general. Muchas personas quedan cautivadas por la naturaleza única de este pasatiempo, pero generalmente es difícil describirlo en un par de palabras. Más importante aún, la tentación suele ser tan grande que conduce a numerosas consecuencias negativas, incluidos problemas mentales, problemas familiares y bancarrota.

¿Vale la pena dejar de lado los juegos de azar? Según los psicólogos, la actitud correcta hacia esta actividad será un buen toque, que permitirá a los interesados ​​mantenerse al día con su pasatiempo favorito. ¿Qué hace que la gente anhele los juegos de azar? ¡Estén atentos para obtener una opinión más experta sobre el tema!

twitter facebook
Image Psicología del juego: ¿por qué apostamos?

Autor:

Wesley Murphy

Publicado:

El juego crea una ilusión de control

Ser engreído y arrogante no siempre se elige a voluntad, es un estado natural para el sistema nervioso humano. Los cerebros de las personas tienden a ignorar algunos hechos que no son beneficiosos o simplemente aceptan la realidad de que las decisiones diarias no son absolutamente seguras y ventajosas. La sensación de poder y control, que es nivelada por el mercado del juego, es solo otra idea ilusoria que los cerebros humanos aceptan con gusto. La idea errónea de que el talento, el conocimiento y la experiencia siempre conducirán únicamente a resultados positivos realmente aumenta la confianza de los jugadores.

Las apuestas altas pueden estar motivadas por una sensación de fortuna instantánea, por ejemplo. Cualesquiera que sean las circunstancias, esta actividad es más atractiva a los ojos del espectador en aquellos casos en los que una persona siente que tiene alguna influencia sobre el resultado final. Entonces, es más probable que los miembros comprometidos apuesten más y coloquen apuestas más altas y arriesgadas. Los cuasi accidentes y la elección personal son dos factores principales identificados por los profesionales como contribuyentes a esta ilusión de poder.

Decisión personal

La noción de individuo humano y de toma de decisiones no intervenida juega aquí un gran papel. Cuando a un jugador se le da la oportunidad de participar activamente en el arreglo de la apuesta (por ejemplo, se le permite seleccionar números de lotería en el boleto), da la impresión de que está usando su propia habilidad para influir en lo que sucederá después de que se realice la tirada. lugar. Aunque es completamente aleatorio, creer en tales resultados "influenciados" es una falacia de jugador popular bastante "popular" en la industria. Naturalmente, tanto los establecimientos online como los offline son conscientes de esta peculiaridad.

Casi falla

Estos se definen comúnmente como estar a punto de tener éxito pero fallar. A su vez, el siguiente turno parece más ventajoso y aventurero en el que participar. Por ejemplo, si está a una posición de ganar la apuesta de la ruleta o de estar a un paso del ganador en las apuestas de carreras de caballos, se trata de una casi pérdida en los juegos de azar. . La regularidad media de tales ocurrencias da confianza a los apostantes para seguir disfrutando de la actividad en la creencia errónea de que la victoria está cerca. Numerosos participantes en el mercado aceptan la creencia errónea de que tales casi accidentes hacen que los jugadores sean más talentosos y profesionales.

 

Descripción general del bacará
Salir combinaciones Probabilidad Devolver
Apuesta de banquero Apuesta de jugador empate apuesta 8 a 1 empate apuesta 9 a 1
El banquero gana 2,292,252,566,437,888 0.458597 0.435668 -0.458597 -0.458597 -0.458597
El jugador gana 2,230,518,282,592,256   0.446247 -0.446247 0.446247 -0.446247 -0.446247
Atar 475,627,426,473,216     0.095156 0.000000 0.000000 0.761248 0.856404
Total 4,998,398,275,503,360 1.000000 -0.010579 -0.012351 -0.143596 -0.048440

 

Subirse al carro

Hay una plétora de diferentes motivaciones para jugar juegos riesgosos por dinero real. Puede ser el deseo de ser un candidato adecuado para unirse a una clase o grupo social en particular, donde ser jugador es una identificación de cercanía. Otros se dedican a los juegos de casino debido a la adrenalina y la emoción que generan para las partes interesadas.

Ya sea que se trate de entretenimiento amateur o profesional, tales fluctuaciones en las opiniones de las personas pueden ser y son realmente monitoreadas. Podrá ver el aumento en las ventas de boletos de lotería después de que los gerentes aumenten su grupo o estén cerca de establecer el nivel récord. Incluso aquellos que nunca han apostado por su cuenta pueden verse tentados y decidir comprar un boleto para comprobar su suerte y acompañar a sus amigos con intenciones similares.

El aspecto social del juego

Esta diversión es una actividad común para los representantes de las generaciones más jóvenes. Desde la infancia, se ha vuelto tan natural jugar a las cartas u otros juegos de mesa y divertirse. Eventualmente, esto puede conducir a placeres más serios por dinero real en establecimientos en línea o presenciales especializados. Las personas visitan rutinariamente los casinos físicos en busca de sociabilidad. También es posible permanecer en contacto con otros jugadores y encontrar nuevos socios gracias a las ofertas comerciales virtuales (solo tenga en cuenta las ofertas del chat en vivo y del foro del juego).

La atmósfera de juego es otro medio para escapar de la monotonía de la existencia diaria. Los consumidores experimentan sensaciones novedosas cuando visitan diferentes salas de casino con máquinas tragamonedas, ruedas de ruleta o mesas de Baccarat. A su vez, se enfrentan a nuevas sensaciones y tienen la oportunidad de relacionarse con extraños y encontrar personas de ideas afines. Es por eso que las personas buscan constantemente las mejores ubicaciones para jugar, lo que crea una demanda de que se destaquen y clasifiquen los 10 mejores casinos en línea/fuera de línea.

Aversión a la pérdida

Gambling Psychology Image

El miedo al fracaso no es tan crucial cuando las personas comienzan a apostar. Por el contrario, esperan ganar más. No importa cuán iguales sean las posibilidades de ambos resultados, es más agradable pensar en posibles aspectos positivos. Según los estudios, aquellos que instantáneamente ponen una nueva apuesta después de desperdiciar la anterior tienden a estar más irritados por la decepción del fracaso que por la emoción de la ganancia potencial.

Las reacciones de las personas difieren según sus experiencias (apuestas públicas o en casa) y las peculiaridades de sus sistemas nerviosos, que son únicos entre jugadores masculinos y femeninos. Por ejemplo, las mujeres tienen más miedo de fracasar en las instituciones en tierra. Por el contrario, los caballeros favorecen aquellas soluciones en las que su control parece más evidente, incluidas las batallas de póquer.

En pocas palabras, las personas que se mantienen al día con las apuestas intentan recuperar sus pérdidas y, lo que es aún más crucial, evitar esta vergüenza de fracaso épico. Incluso hay un término profesional que describe en parte este patrón de comportamiento entre las partes comprometidas: el juego compulsivo.

🧠 La falacia del jugador

Como se ha destacado anteriormente, los errores lógicos y los conceptos erróneos mentales (como la idea de que los resultados del juego pueden controlarse) hacen que esta experiencia sea menos exigente y peligrosa, por lo que aumenta el grado de posibles interesados. Al tomar decisiones y predicciones equivocadas, las personas caen en la trampa de la falacia del jugador. La muestra más vívida y brillante está relacionada con las ruedas de la ruleta y la probabilidad de que gane el negro o el rojo. Cuantas más celdas del mismo color tengan éxito en una fila, mayor será la probabilidad de que las personas elijan el turno opuesto la próxima vez. En la práctica, las posibilidades son iguales en cada turno: 50/50.

La ilusión más extendida es que cambiar los niveles de apuestas aumentará sus posibilidades de ganar y que una victoria inevitable le permitirá obtener capital. En realidad, los resultados a largo plazo no deben usarse como una táctica infalible. Equilibrar las cosas a lo largo del tiempo no funciona, especialmente considerando cuán estrictas son las políticas de los casinos para evitar tales estrategias.

The Gambler’s Fallacy Image

Apostar y ganar nos da un subidón natural

A pesar de que las probabilidades de la casa siempre son beneficiosas para los casinos (después de todo, es un negocio), jugar con dinero real es extremadamente tentador. Permite a los entusiastas experimentar emociones positivas como emoción, adrenalina, etc. Cuando juegan en lugares de buena reputación, sus posibilidades de éxito no son mínimas: apostar con proveedores confiables de Baccarat y otros servicios es una buena posibilidad de ganar el premio gordo.

El encanto de la promesa activa una región del cerebro, llamada cuerpo estriado, que es responsable de las emociones que vienen gratificantes. En pocas palabras, el juego es una dosis instantánea de endorfinas y se puede comparar con probar comidas deliciosas o tener relaciones sexuales. Los mismos procesos neuronales tienen lugar en el caso de la adicción a las drogas, lo que permite a las personas llamar a una pasión abrumadora por las apuestas un tipo de adicción al juego.

🎲 El fascinante mundo de los juegos de azar de alta tecnología

La representación brillante que los canales de los medios modernos perpetúan de los casinos es otro factor que puede tentir a las personas a apostar (y uno del que los empresarios son muy conscientes). Esta actividad generalmente se representa de manera repetitiva, como el festín lleno de champán de clientes adinerados en un lugar elegante, con énfasis en las pilas de dólares esparcidas sobre las mesas. Suena extremadamente atractivo experimentar la misma atmósfera, ¿no es así?

Lo mismo ocurre con otras variedades de juego. Las apuestas de carreras de caballos se asocian comúnmente con ganar riqueza y nobles que usan ropa de moda, lo que hace que los "forasteros" deseen unirse a la fiesta y obtener la misma experiencia de interacciones sociales de alto nivel.